La sonrisa siempre ha sido una de las expresiones que más atrae en un rostro, no sólo por su significado sino por su estética.

Pero… ¿Sabemos cuidarla?

No se trata solamente de cepillarse a diario, también tiene que ver con lo que consumimos para mantener una dentadura blanca, bien sea porque naturalmente lo es, o porque ya te has realizado algún tratamiento blanqueador.

Aquí te dejamos datos interesantes de algunos alimentos que favorecen tu sonrisa y otros que no.

Alimentos que manchan los dientes.

  • Café y té:

Estas bebidas forman parte de un conjunto de alimentos culturales, que dependiendo del lugar donde te encuentres son conducentes a relaciones humanas. Es muy común que se invite a un café o una taza de té para discutir algunos argumentos o simplemente para disfrutar de una compañía, por esta razón se ingieren con regularidad y eso implica un mayor riesgo para los dientes. Tanto el consumo controlado en el día como el cepillado regular evita que eso ocurra.

  • Vino:

La composición química del vino, sobre todo el tinto, incide directamente sobre la dentadura. De igual forma ocurre con otros licores oscuros, ya que el grado de acidez erosiona el esmalte y facilita que los pigmentos se filtren y oscurezcan los dientes.

  • Frutas y verduras oscuras:

Ambas son tremendamente beneficiosas para la salud, pero de manera comedida. Los ácido de los cítricos en demasía, por ejemplo, generan sensibilidad dental por el desgaste del esmalte.

  • Refrescos y sodas:

La primera limitante es la alta concentración de azúcar que se aloja en los dientes y pueden generar caries, pero además los colorantes se fijan muy rápidamente. Por otro lado, se encuentran los riesgos en la salud en general cuando se consumen. La cantidad de químicos y los pocos aportes nutritivos, hacen de estas bebidas poco recomendables.

Alimentos que favorecen la sonrisa

  • Frutas y verduras:

Principalmente hablamos de fibra y vitaminas además ayudan al sistema digestivo, y a su vez, a limitar el mal aliento. También ayudan a fortalecer la dentadura, pues las personas que consumen en su dieta este tipo de alimentos son menos propensas a sufrir de debilitamiento de las piezas dentales.

  • Lácteos:

Los lácteos son muy conocidos por sus aportes de calcio para el fortalecimiento de los huesos.

  • Chicles sin azúcar:

El papel del chicle es estimular la producción de saliva en los momentos en los que no se dispone de tiempo o un lugar adecuado para cepillarse. El uso de este elemento contribuye a eliminar los restos de alimentos y a prevenir la aparición de caries.

El secreto de la alimentación no es privarse de los alimentos, sino balancear y no abusar del consumo, el resto del trabajo lo realiza el correcto mantenimiento de la higiene bucal.

Ten en cuenta que las bebidas son las que más ocasionan manchas, en primer lugar, porque su ingesta es más regular y, en segundo lugar, porque la porosidad de los dientes facilita que el líquido se incruste en el esmalte.