Cuando hablamos de la revolución tecnológica en odontología, la primera imagen que aparece en nuestras mentes son equipos que utilizan los médicos para los tratamientos dentales, pero cuando nos referimos a aplicaciones y realidad virtual damos un paso adelante.

Los dispositivos inteligentes abrieron una brecha inimaginable de posibilidades para todas las profesiones, pero en el caso médico rompieron los esquemas de explicación y documentación para los pacientes. También facilitaron el resguardo de la historia médica al alcance del dispositivo o la nube sin tantos papeleos y en el campo de la estética, posibilitó que el paciente pudiera observar un previo del procedimiento y su resultado por medio de realidades virtuales.

Si de aplicaciones se trata, aquí informamos de algunas de las más comentadas dentro de este medio:

  • Lexi-Dental: muestra una biblioteca de recursos dentales, medicamentos y sus efectos, imágenes de procedimientos, manuales de emergencia, diccionario médico.
  • Dental Patient Education: está orientada a mostrar tratamientos dentales a los pacientes con imágenes animadas. Presenta una información gráfica atractiva en 360 grados de la mandíbula inferior. También está diseñada para estudiar los casos por capas y elegir entre lo que es relevante de estudio como los músculos, los vasos sanguíneos, los nervios faciales y las estructuras esqueléticas.
  • IRomexis: también es una herramienta informativa para el paciente, que muestra imágenes de cómo es la estructura física, para que el paciente pueda asociar más rápido la información del procedimiento que se le hará.
  • Dental Video Lexicon: podrás observar los últimos videos sobre odontología, tratamientos dentales y otros que te permitirán estar siempre informado.
  • Dentsio: está diseñada para administrar la práctica odontológica en la clínica, ya que permite realizar una historia del paciente desde el examen oral, cargar imágenes personalizadas, evaluar las patologías y determinar los tratamientos.

En la actualidad se experimenta también con asignaciones de recetas digitales que pueden ser descargadas directamente por el paciente, e incluso el seguimiento del médico al tratamiento que el paciente se está realizando, de esa forma el procedimiento correctivo puede ser más inmediato.